ENFERMEDADES NEUROLÓGICAS DEL ADULTO JOVEN

Las enfermedades neurológicas causan diferentes tipos de daños o lesiones en el sistema nervioso, el cual involucra el cerebro, tallo cerebral, y la médula espinal. A pesar que existe una amplia variedad de desórdenes neurológicos, existen algunos padecimientos que actualmente son más comunes en el adulto joven, entre las edades de los 18 y 45 años de edad, quienes se encuentran en una edad productiva y de desarrollo profesional que muchas veces se ve deteriorado por estos padecimientos.

En la gran mayoría de los casos, los desencadenantes de tales problemas de salud forman parte del estilo de vida moderno, como por ejemplo: malos hábitos de sueño, alimentación, posturas no ergonómicas a la hora de trabajar y el uso constante de dispositivos electrónicos que obligan a flexión extrema y constante de la columna cervical.

Existen en 4 patologías que son muy comunes entre este grupo de la población.

 

  1. Migraña

La migraña es un padecimiento extremadamente común; sus síntomas y gravedad pueden variar de una persona a otra. Esta es una enfermedad crónica, cuyas crisis pueden ser incapacitantes y consisten en dolores de cabeza recurrentes que pueden durar de 4 a 72 horas, acompañándose de náuseas, sensibilidad a la luz, sonidos y olores fuertes. Es más frecuente en mujeres y puede ser un padecimiento hereditario.

Aunque algunas veces deben descartarse causas graves, la mayoría de los casos no son debidos a lesiones que amenacen la vida, pero desafortunadamente la intensidad y frecuencia del dolor puede ser incapacitante.

Es importante que, al presentar este tipo de dolores de cabeza, se examinen bien las actividades cotidianas para identificar las posibles causas desencadenantes; entre ellas: el consumo de alcohol o tabaco, estrés y ansiedad, cambios hormonales, alimentos cítricos, quesos añejos, embutidos, vinos, salsa de soya, entre otros.

Existen medidas no farmacológicas y medicamentos que al usarlos de forma sostenida disminuyen la frecuencia e intensidad de las crisis e incluso desaparecerlas hasta lograr mejoría en la calidad de vida.

2. Lumbalgia

La Lumbalgia es un dolor localizado en la parte baja de la espalda y que algunas veces se irradia hacia glúteos y piernas. Este padecimiento afecta a hombres y mujeres de igual forma y es una de las causas de consulta neurológica más frecuente. El 80% de la población entre los 18 y 45 años, ha presentado al menos una crisis de dolor lumbar.

 

Un diagnóstico de Lumbalgia amerita estudios de imágenes, como la realización de Rayos X que proporcionan información sobre el estado de las vértebras y en algunos casos seleccionados resonancia magnética que muestra imágenes de las vértebras, los discos intervertebrales y de las raíces nerviosas que emergen de la médula espinal. Esta última es capaz de detectar hernias discales o la estenosis del canal medular y también es útil para descartar otras causas de la lumbalgia, tales como infecciones espinales o tumores.

 

En algunas ocasiones deberán indicarse estudios de neuroconducción y electromiografía para identificar la severidad del daño que han sufrido las raíces nerviosas.

Para prevenir la lumbalgia es importante evitar el sedentarismo, se debe hacer ejercicio de forma regular evitando aquellos ejercicios de impacto sobre la columna (por ejemplo, trotar impacta más la columna que usar una elíptica) y en las actividades cotidianas, tratar que la espalda soporte la menor carga posible.

 

 

3. Cervicalgia

Esta patología afecta la columna cervical, la cual es muy sensible y permite mayor movilidad que otra zona de la columna. Está poco protegida y se ve afectada por tensión, traumatismo y otras enfermedades. Las lesiones pueden causar dolor episódico o permanente.

En El Salvador se ve afectado entre un 14% y 23% de la población, entre los 18 y 40 años de edad.

 

Para diagnosticar la cervicalgia es necesaria una exploración de la región cervical por un especialista, para un diagnóstico más preciso podrán ser necesarias radiografías, Resonancia Magnética o estudios de neuroconducción y electromiografía.

 

Algunos síntomas que se pueden presentar son: Dolor en la zona cervical y dorsocervical; dolor al movilizar el cuello y dolor de cabeza, pesadez de hombros o dolor irradiado hacia el brazo.

 

4. Insomnio

El insomnio se refiere a la incapacidad para iniciar o mantener el sueño a pesar de tener oportunidad y tiempo para hacerlo. Muchas personas han visto truncadas la oportunidad de un ascenso laboral y de relaciones interpersonales gratificantes gracias a un mal dormir. Recordemos que la calidad de nuestro día y el desempeño diurno, depende de la calidad de la noche que hayamos pasado.

El insomnio inicia teniendo causas físicas la mayoría de las veces (cambios en rutina de vida, stress, dificultad para adaptarnos a nuevas circunstancias como el duelo, un nuevo empleo o estudio, nacimiento de un hijo, etc.), pero cuando se cronifica es debido a malos hábitos de sueño, factores psicológicos y muy raras ocasiones a alteraciones en el funcionamiento cerebral.

Es importante corregir los malos hábitos de sueño, evitar el uso de la cama para actividades diferentes de dormir, como por ejemplo el uso de dispositivos electrónicos o ver televisión; así como evitar el uso de productos controlados como diazepam y otros con poder adictivo.

 

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *