Más allá de un dolor de cabeza

,

Durante nuestra vida, tarde o temprano, experimentamos un dolor de cabeza, que puede ser tan pasajero como segundos de duración o tan prolongado como días.

El dolor de cabeza es el más común de todos los dolores y puede presentarse a cualquier edad, hasta el 90% de las personas la han sufrido alguna vez en la vida y es la mayor causa de automedicación, así como de incapacidad laboral.

Pero, ¿Cómo saber cuándo ese dolor puede ser una cefalea migrañosa, un dolor tensional o el aviso de un tumor cerebral?

Los tumores de gran tamaño también producen inflamación del cerebro, lo cual se manifiesta con mucho sueño, falta de apetito, náuseas, vómitos, dolor intenso y una o muchas de las características antes descritas. Es importante recalcar que esto no suele suceder de un día para otro, sino de forma gradual en semanas o meses.

Innovación en el diagnóstico

Los tratamientos de los tumores cerebrales consisten en cirugías convencionales, las cuales implican incisiones (heridas grandes), con mucho riesgo de complicaciones, así como la necesidad de Unidad de Cuidados Intensivos para recuperarse de la mejor manera y evitar más inflamación del cerebro.

Actualmente en Centro Médico Escalón de Grupo Hospital de la Mujer, los especialistas en neurocirugía de NEUROCARE, realizan tratamientos de tumores cerebrales con un método mínimamente invasivo que se llama Estereotaxia. Con esta técnica se puede alcanzar con una aguja especial, cualquier sitio del cerebro donde este localizado el tumor, ya sea para tomar una muestra del tejido, drenar una colección de pus o para remover completamente el tumor, con un mínimo riesgo, ya que no produce inflamación del cerebro y al ser tridimensional y milimétrica respeta los sitios importantes del cerebro.

 

¿A quiénes se puede hacer biopsia por estereotaxia?

  • Pacientes con tumor cerebral en sitios complejos.
  • Personas con lesiones en el tallo cerebral.
  • Múltiples lesiones cerebrales
  • Pacientes que no toleren anestesia general.
  • Lesiones infecciosas
  • Quistes o abscesos

 

Realizado por: Doctor Rubén Amaya, Neurocirugía Funcional, Radiocirugía y Estereotaxia.

 

Contactos:

Hospital de la Mujer: 2555-1200

Unidad de Neurología y Neurocirugía, Neurocare: 2213-1960

Sitio web: www.neurocaresv.com

Centro de Radiología Médica: 2555-1273

Sitio web: www.imagenescerme.com

Insomnio. Monitoreo del sueño.

,

Escrito por Dr. Héctor Orrego Castellanos

___________________________________________________________

La calidad de nuestro desempeño diario depende curiosamente de la manera en que hayamos dormido. Asombrosamente, el sueño tiene una función que va más allá de un “apagado del cerebro”; ahora sabemos que puede existir igual o mayor actividad cerebral durante el sueño que durante la vigilia, procesos de consolidación  de memoria, restauración de sistema cardio y cerebrovascular, entre otros, son funciones importantes del sueño. El insomnio es el trastorno de sueño más común en la práctica médica y es padecido por 9 al 13% de la población, llegando a estar presente en el 45% de los adultos mayores.

De acuerdo a la  Academia Americana de Medicina del sueño (AASM), se define como alteración en la iniciación, mantenimiento, duración o calidad subjetiva del sueño, lo suficientemente severa para deteriorar el funcionamiento diurno. Durante el día, el enfermo con insomnio crónico muestra deterioro de su salud y funcionamiento social y aunque lo intente, le es difícil conciliar el sueño en forma de siestas. Sufre de síntomas emociónales, deterioro laboral, mayor tendencia a cometer errores, tener caídas, accidentes de trabajo y de tráfico.

El insomnio es más frecuente en mujeres, personas divorciadas o viudas y entre quienes no trabajan. No respeta clase social. El alcohol es utilizado de forma coloquial como automedicación. No obstante, es necesario aclarar que aunque este último corta la latencia para el inicio del sueño, produce un sueño más superficial y por tanto no reparador. Una vez iniciado, diversos factores contribuyen a perpetuarlo, por ejemplo los malos hábitos (TV dentro del cuarto, comer en la cama).

El examen por excelencia para el estudio del sueño se llama Actigrafia y consiste en un monitoreo durante una semana, de la actividad durante el dia y la noche, las horas de sueño efectivas, exposición a luz solar, etc., lo cual se logra con un dispositivo colocado en la muñeca del paciente durante una semana o más. La polisomnografia solo es requerida si se sospecha otro trastorno del sueño asociado.